domingo, 20 de septiembre de 2015

Buscando testigos de ritos perdidos


Desde la secuencia inicial, en donde una voz en off va enumerando los títulos de la época de oro de Lavalle, con imágenes donde las salas fueron reemplazadas por Farmacitys o iglesias varias, se puede intuir que nos vamos a enfrentar a un relato melancólico mezclado con algo de humor e ironía.
Un importante preestreno es exactamente lo que vende su copete: una historia oral e improbable de la cinefilia porteña. Una suma de testimonios (Fernando Martín Peña, Axel Kuschevatzky, Fabio Manes, representantes de las distribuidoras, los responsables del Cine Club Núcleo, Cristian Sema -Raro VHS- y hasta la reaparición de Dardo Ferrari) reconstruyen la historia de los porteños y el cine, en un recorrido que abarca distintos períodos. Primero, la década del 60, en donde el cine-arte estaba en boga; seguido por el golpe de Onganía, la censura, la primavera camporista, el Proceso y el destape Alfonsinista. 
Además del recorrido histórico, se repasa la forma en que la tecnología fue cambiando hábitos. Resulta emocionante ver la lucha por acceder a material audiovisual en la era previa al video, en donde la alternativa al cine y a la televisión se reducía a los proyectores Súper 8 -que permitían ver únicamente fragmentos de películas- o las escapadas hacia las salas de Uruguay para acceder a lo que la censura prohibía en Argentina. 
Los momentos más bizarros llegan con las anécdotas de exploitations varias surgidas durante el regreso de la democracia en 1983, donde siete años de censura abrieron las puertas a grandes películas nunca estrenadas y a pícaros distribuidores que convertían cualquier bodrio que tuviera alguna escena de desnudos en un posible éxito de taquilla, como ocurrió con la mítica Déjala morir adentro, tal vez la máxima representante de ese maravilloso período.
La edición presenta ideas muy ingeniosas, como los juegos con textos de los avisos de diario, pero por otro lado hay momentos en que resulta incómoda la forma en que se cortan ciertos relatos de los protagonistas.    
Un importante preestreno es una cita imperdible para quienes vivieron o para los que quieran descubrir otra historia del cine argentino, una suerte de backstage de boleterías, con anécdotas increíbles sobre la industria local.


Aprovechen para verla los viernes y sábados de septiembre en el Centro Cultural San Martín.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Donde puedo conseguir una copia en DVD de este documental ?

Claudin dijo...

La misma pregunta....