jueves, 20 de septiembre de 2018

Madre e hija hay una sola


Los personajes “duplicados” en las telenovelas son un clásico del género, pero siempre se trata de hermanos/as gemelos/as. En 1990, Verónica Castro decidió volver con todo a la televisión y a su papel de productora de Mi pequeña Soledad le sumó dos papeles más: el de madre e hija. Isadora “de 38 años” y Soledad “de 20 años” convivieron a lo largo de los 160 capítulos de la historia, con un cambio de peluca y lentes de contacto para permitir diferenciar a cada una. 
En el último capítulo, madre e hija se reúnen después de atravesar un sinfín de padecimientos pero la tragedia se reserva el golpe más fuerte para un final de proporciones épicas, en donde Isadora muere imprevistamente en medio de un festival de fuegos artificiales.
Sabemos que estamos espoileando el desenlace de la tira, pero semejante secuencia merece ser vista una y otra vez:




domingo, 5 de agosto de 2018

El ángel de Ledo

Sabemos que hay mucha ansiedad con el estreno de "El angel", pero por suerte acá tenemos la anterior versión del caso Robledo Puch, la de Sin Condena. Sexo, violencia y crimen a lo Rodolfo Ledo.

sábado, 17 de marzo de 2018

"El más resonante éxito en la historia de la televisión mundial"

En 1990 VCC estrenaba en Argentina -mucho antes que un canal de aire- la mítica Twin Peaks, obra maestra de David Lynch que con su galería insólita de personajes y una locura descomunal en la trama cambiaba el paradigma de las series de televisión.
Sorprendentemente, esta promo lanzamiento utilizaba la banda de sonido de otra serie -El caminante- en lugar de original, que se volvió años después un clásico para acompañar escenas de suspenso en las ficciones argentinas, desde las telenovelas de Andrea del Boca hasta Sin condena.

domingo, 11 de febrero de 2018

El homenaje de la TV argentina a Ed Wood

En el verano de 1988 los gerentes de Canal 11 debían estar de vacaciones y alguien autorizó el comienzo de este programa de Catch Futurista que transcurría en el año 2010, donde había vedettes, robots y luchadores drag. Ni el creador de Plan 9 del Espacio Sideral se atrevió a tanto.



Con producción de Oscar Demelli, cuyo curriculum delata que estuvo durante 15 años enfundado detrás de La Momia de Titanes en el Ring, Erre A Guerreros del espacio combinaba segmentos de ficción con las clásicas luchas del catch, con un concepto que estuvo tan adelantado a su tiempo, que sólo logró resistir cuatro emisiones. 

Un verdadero prodigio de nuestra sección favorita Si te he visto no me acuerdo.


sábado, 10 de febrero de 2018

Hoy en Sábados de Súper Acción

Películas correspondientes al segundo sábado de febrero de 1988.

Primera sección 

“Dinamita” (Norteamericana, 1971)
Tres convictos son liberados y llevados a la estación para abandonar el pueblo, pero el guardia del tren les previene que serán asesinados por el propio comisario.

Con James Stewart y George Kennedy



Segunda sección 
"Búsqueda desesperada" (Norteamericana, 1976)
Un muchacho y su hermana son tomados prisioneros por tribus indias. Estos son separados y al cabo de un tiempo, el joven, convertido en gran cazador, decide buscar a su hermana.
Con Kurt Russell



Tercera sección 

“El tren de la muerte“ (Norteamericana, 1979)
Un informante ruso envía informes de vital importancia en un expreso protegido por agentes americanos, pero hay orden soviética de eliminarlo a cualquier precio.
Con Linda Evans y Lee Marvin



Cuarta sección 

“El caballero audaz“ (Inglesa, 1964)
Oliver Cronwell persigue a los partidarios del depuesto rey Charles. Cuando es atacado por partidarios del ex soberano, surge un personaje llamado “La espada escarlata”.
Con Oliver Reed





miércoles, 7 de febrero de 2018

Poética de la codicia


En enero del 88 el programa más visto de Canal 11 fue la telenovela mexicana Cuna de lobos, que concluyó a mitad de mes. Hurgando un poco en el mercado, encontraron que había una tira brasileña de 1982 que por su título podía captar algo del público que había sido muy fan de la primera: Nido de serpiente. Lo extraño fue que decidieron programarla para los martes a las 22, un horario atípico en ese entonces para los culebrones.



La cosa no funcionó y para mediados de marzo ese espacio fue ocupado por La barra de Dolina, aunque unas semanas después decidieron volver a emitirla -desde el principio- en el horario de las 14, que casualmente había sido el de Cuna de lobos.


La promo del programa no podía ser más inquietante: unos espantosos alaridos y muchas personas mirando aterradas hacia arriba, con el plano final de una señora con cara de pocos amigos, que inmediatamente remitía a la inolvidable Catalina Creel.
Sin embargo, esta historia poco tenía que ver con la trama policial de Cuna de lobos. Se trababa de una filosa crítica social a la decadente burguesía paulista, centrada en una familia que habitaba una enorme mansión con interminables escaleras que vistas desde arriba parecían formar la serpiente del título.

Crítica de Clarín, sorprendidos gratamente con el estreno de Nido de serpiente.

La muerte del patriarca, la pelea de los herederos y varios secretos escondidos iban acompañando el devenir de los capítulos, pero nada se comparaba al inquietante personaje de Oriana, una de las mucamas que ocultaba bajo su peluca un eléctrico corte rubio y que en la soledad de su habitación pintaba un cuadro. Una obra que supuestamente representaba lo todo espantoso de la alta sociedad. Si bien nunca se llegó a ver qué es lo que había en ese cuadro, la imagen debió ser tan truculenta que se convirtió en elemento clave del último capítulo, provocando el giro final en el protagonista masculino de la historia. No así con la villana de pelo bicolor, que también descubre el cuadro y sólo se limita a decir “Pobre Oriana. Es una simple sirvienta y se cree una artista”. 



Con más poética que efectismo, Nido de serpiente pasó sin pena ni gloria por las tardes del 88 en Canal 11, aunque en su país de origen es recordada aún hoy como una de las historias más importantes de aquella década. 

martes, 16 de enero de 2018

La gráfica sin El Gráfico

En medio de la triste noticia de que cierra una revista con 98 años de antigüedad, recordemos este simpático PNT de El Gráfico en Fútbol de Primera, cuando todavía se emitía por ATC.