martes, 27 de enero de 2015

Adelgace sonriendo

Tal vez lo más flaco de este aviso sea el presupuesto con que contaba, pero la gente de Emagrin Plus le puso toda la onda, todos los recursos de edición básica de los 80 (Desde las transiciones blureadas hasta el scroll de texto) para este producto olvidado que con su frase "la alegría de estar delgada" destruía el mito de la gordita feliz.

lunes, 26 de enero de 2015

20 años Sin condena

Hoy es lunes y si fuera 1995 nos estaríamos preparando para un nuevo capítulo del mítico programa de Rodolfo Ledo.

viernes, 23 de enero de 2015

Chiste verde

En 1995 el programa Buenos muchachos, de Jorge Guinzburg, tenía un segmento humorístico en que un billete de 1 dolar (con Gerardo Baamonde) y uno de 1 peso (con Horacio Fontova) se tiraban con munición gruesa.

Tragicómico: la moneda norteamericana se reía de que su par argentino había perdido cuatro ceros, mientras este último aseguraba que estaba más fuerte que nunca, luego de los anuncios del Ministro Cavallo, tras el efecto Tequila.

jueves, 22 de enero de 2015

Mi vida no es perfecta

"Con tanto stress me dio caspa", se quejaba Pablo Echarri en este clásico de Head&Shoulders.

Con el escrache que tuvo que padecer en el avión rumbo a Miami, sólo esperamos que en su equipaje se haya acordado de guardar un frasquito de este champú.

miércoles, 21 de enero de 2015

La novela roja

Hacia fines de los ochenta Televisa de México tuvo una etapa vanguardista en la que se alejó de la clásica-novela-rosa-con-muchacha-pobre-enamorada-de-chico-rico e incursionó en una serie de telenovelas donde el género policial y hasta la ciencia ficción dominaban las historias. Dos de sus máximos exponentes fueron Cuna de lobos y El extraño retorno de Diana Salazar.


Cuna de lobos tuvo como protagonista excluyente a Catalina Creel, una mujer con un parche pirata que no tenía problema en asesinar a todo aquel que se interpusiera en sus planes. Con enormes referencias a clásicos de Hitchcock y Brian de Palma, esta señora se paseaba por las calles del Distrito Federal, con un catálogo criminal de lo más variado: venenos, disparos, ahorcamientos y hasta electrocución. Con un final sorprendente, se especuló durante años con una continuación o una remake, cosa que hasta el momento no ha ocurrido, tal vez por miedo a que el original sea insuperable. 


El extraño retorno de Diana Salazar asumió un riesgo aún mayor: una historia que transcurría en dos tiempos en paralelo. Por un lado, el México colonial de la inquisición, donde una mujer con poderes telekinéticos es acusada de brujería y quemada en la hoguera. Por otro, en el México actual, esa misma mujer -la Diana Salazar del título- vuelve a cruzarse con el hombre que había muerto con ella en el cadalso. Reencarnación, poderes sobrenaturales y hasta delitos informáticos -en diskette, por supuesto- fueron los ingredientes de esta superproducción que involuntariamente coqueteó con lo mejor del cine clase B, cosa que tuvo su broche de oro con su protagonista masculino: el imposible Jorge Martínez.


Canal 11 fue el comprador de estas latas y las puso en el aire entre 1987 y 1988. Estos videos corresponden a las reposiciones que hicieron Canal 9 en 1995 (¡que la pifian mal con la sinopsis de la trama!) y el canal de cable Siempre Mujer en 1994.



jueves, 8 de enero de 2015

Juguemos en familia

Hace años se viene hablando de la disolución de la familia y de la falta de diálogo. Pero aquí está la solución a todo y es muchísimo más económica que un psicoanalista: ¡El Caras Game!

miércoles, 7 de enero de 2015

Veranos circulares

Después de varios años en pantalla, y unos cuantos cambios de conductores, 360 Todo para ver tuvo su relanzamiento en el verano del 95. A la dupla de Horacio Cabak y Elizabeth Márquez, que cumplían con la cuota reglamentaria de modelos-conductores que se había impuesto en los 90, se sumaban Gonzalo Bonadeo y Roberto Petinatto. Pero lo más sorprendente fue la incorporación de Antonio Gasalla, quien se atrevía a regresar a un programa veraniego luego de la fatídica experiencia de A la playa con Gasalla