miércoles, 1 de julio de 2009

Cuestión de Estado

Hace 35 años fallecía el Presidente Juan Domingo Perón y María Estela Martínez emitía por televisión este mensaje en el que comunicaba la muerte de su marido y su asunción como nueva primera mandataria:



Un mes más tarde los canales de televisión serían expropiados y pasarían a manos del Estado, con los siguientes interventores: Juan Carlos Rousselot en el 7, Juan Carlos Mareco en el 9, Jorge Conti en el 11 y Omar Gómez Sánchez en el 13.
Entre las primeras medidas se encontraban el levantamiento del programa de Tato Bores (se consideraba que a partir de la muerte de Perón, un ciclo de humor político era inapropiado) y el de Mirtha Legrand, a raíz de unos conceptos vertidos en un almuerzo en el que participaban Soledad Silveyra y Antonio Gasalla, en el que se cuestionaba el funcionamiento de los canales en manos del gobierno.
Esto continuó con una nueva ley, la 20.840, que imponía de 2 a 6 años de prisión a quien "divulgara, propagandizara o difundiera noticias que alteren o supriman el orden institucional y la paz social de la Nación".

26 comentarios:

Hernan dijo...

Que momento historico dificil para los argentinos.
Y atras de la señora hubo unos cuantos que se relamian en ansias de poder.
A partir de ahi todos los que vemos se disputan el cetro de Juan Domingo.

Conrado dijo...

Esta noticia fue la que generó uno de los mejores títulos de la historia del periodismo gráfico.
En una sola palabra, el diario Crónica lo dijo todo: MURIO

Alma ♫ dijo...

Qué feo momentos, pero auqnue ahora nos hagamos los boludos en aquél momento anadie le interesaba realmente saber quién estaba en el gobierno, les daba lo mismo militares que demócratas... ahora por lo menos tenemos decidida una opción.

saludos, cariños, besos y abarcetes!

el canal de rosario dijo...

Mi comentario es netamente televisivo: aunque era muy chico, recuerdo ese mensaje pasado el mediodía. Luego, dos o tres días de transmisión las 24 Hs., con los canales 3 y 5, y la repetidora del 7 en Rosario, mostrando en un plano en picado, el féretro del presidente Perón. Música sacra en los entretiempos. No había programas cómicos, y en mi ciudad hasta se levantó temporalmente "Los Tres Chiflados". La televisión de esos días fue muy parecida a la que se veía para Semana Santa en aquellos años. Saludos.

radiotelefonia dijo...

Yo tenía tres años de edad. Sin embargo, estas imágenes las recuerdo así como también una publicidad que se pasó al año siguiente en homenaje.

Cuando Isabel apareció alguna vez dando un discurso en la plaza de Mayo, mis padres dicen que yo me referí a ella como (sic) "acá esta la perronista".

Ese seudónimo le terminó cayendo bastante bien, desgraciadamente.

Cuando reveo la historia de la expropiación de los canales, nunca termino de entender a los pelotudos que hacían paros en los canales intentando obligar la expropiación bajo sinceras mentiras: al año del desastre hubo muchos despidos y el Estado se encontró con un pasivo gigantesco que no era capaz de controlar. Por no decir que el equipamiento técnico de casi todos los canales se hizo bolsa: canal 11 trasmitió desde entonces y durante muchos años desde un camión de exteriores.


Saludos desde Massachusetts

Leandro dijo...

"...Apostol de la paz y la no violencia..."
Frases vertidas por Perón, tales como: "Cuando uno de los nuestros caiga caeran cinco de los de ellos" o "Voy a repartir alambre de fardo para colgar a los opositores", no parecen avalar la definicion de "Isabelita"... Tampoco que haya sido Peron quien fomento la guerrilla de izquierda y luego para eliminarla creara la fuerza parapolicial de derecha conocida como AAA (Alianza Anticomunista Argentina, ¿O pensaron que hablaba de la Asociacion Argentina de Actores o la Asociacion Argentina de Arbitros?)
Por las imagenes que veo de los presidentes, uno se da cuenta que el problema no son ellos sino que lo son las personas que estan detras. En este caso literalmente porque estan parados detras de "la chabela". Obviamente, a esas personas las eligen ellos...
La censura a Tato fue comentada por El. Le dijeron que por dos semanas no era conveniente hacer programas de humor y esas dos semanas se transformaron en... dos años... Algun "neosetentista" dira que volvio con los milicos, pero Tato, sutilmente lograba colar criticas hacia los militares.

Dm-Mafioso dijo...

Leandro, sutilmente y no sutilmente, o se olvidan del telefono con el presidente o el tio josei.

Era mas bien descarado en la critica, me soprende que no lo hayan hecho callar.

Gus dijo...

sabía que Conti fue interventor pero ignoraba lo de Mareco... qué tiempitos eh...
como siempre excelente lo tuyo
abrazo!

fripp25 dijo...

Hola, Resiste. Muy bueno el post, y a proposito de este mensaje de Isabel...Se conservan los discursos del último mandato de Peron?. Todo lo ke hay en la red es parcial, de ahí mi pregunta.

Un abrazo

SGC dijo...

Realmente sentí escalofríos al ver esta joyita que nos trae “Resise un Archivo.” Yo tenía entonces tres meses y medio y, por razones obvias, nunca lo vi “en vivo y en directo” (o por lo menos no lo tengo en la memoria.)
Este post da mucho para hablar y mis comentarios van a ser divididos en varias partes… En primer lugar, no quisiera dejar pasar por alto lo que dijo, entre sollozos de cocodrilo, la tercera esposa y viuda de Perón, la Presidenta María Estela Martínez de Perón —por cierto que nacida en La Rioja, como Menem, de ahí su “acento” aunque también con alguna influencia de su estadía en Madrid entre 1960 y 1973: “[…] el fallecimiento de un verdadero apóstol de la paz y la no-violencia […]”
¡Qué hipocresía! Es imposible decir aquí todo lo que refuta esa definición del tres veces presidente (y una vez vicepresidente de facto) de los argentinos… Pero voy a intentar resumirlo.
Perón fue, ante todo, un militar y, como tal, concebía a la sociedad desde esa particular mirada. Fue partícipe —claro que no primario, dado que era tan solo un capitán, pero sí entusiasta llegando hasta la Casa de Gobierno ese día— del primer golpe de estado exitoso desde la puesta en vigencia de la Constitución de 1853: el golpe contra Hipólito Yrigoyen, el 6 de Septiembre de 1930. En varios de sus escritos, entrevistas con historiadores y reportajes, él mismo ha “justificado” su apoyo, claro que con el correr del tiempo, cuando le convenía, dijo “haberse arrepentido” (más detalles en http://elabrevadero.com.ar/?p=110)
Segundo, su participación —aquí sí clave— en el segundo de los golpes exitosos, el del 4 de Junio de 1943 —si bien, como atenuante, podemos decir que el gobierno derrocado había surgido de comicios fraudulentos. Desde el Estado —en los sucesivos cargos acumulativos de Secretario de Trabajo y Previsión, Ministro de Guerra y Vicepresidente de la Nación— utilizó todos los recursos que un gobierno de facto le podía proporcionar para explotar un terreno virgen: la adhesión de las clases trabajadoras; hay que admitir que dichas clases fueron completamente ignoradas por la U.C.R. hasta entonces, y el Partido Socialista era un partido minoritario, solo con alcance en la Capital Federal y de posiciones más bien “intelectuales” no “populistas.”
Valido de estos recursos y suscitando un fuerte apoyo entre las clases trabajadoras a la que le garantizó inequívocamente postergadas y justas conquistas sociales —además del clero, gran parte de los militares y de ciertos sectores de la pequeña y mediana industria que siempre viven de los favores del Estado— llegó a la presidencia de la Nación el 4 de Junio de 1946, luego de una votación impecable, pero después de una campaña electoral donde se verificaron coerciones y agresiones físicas (con muertos y todo) a los candidatos de la oposición nucleada en la “Unión Democrática” (U.D.) También hay que decir que no todo fueron rosas del lado de la oposición y también indicar que hubo una fuerte injerencia de los Estados Unidos durante todo 1945… [SIGUE]

SGC dijo...

Perón ganó categóricamente, alzándose con triunfos en casi todas las provincias. En la Cámara de Diputados, ganó las 2/3 partes de las bancas y en el Senado todos los escaños menos los dos de Corrientes —uno por el Partido Autonomista y otro por el Partido Liberal que nunca pudieron asumir sus bancas; el Senado de mayoría peronista rechazó sus diplomas. También ganó las gobernaciones de todas la provincias, menos la de Corrientes. El gobernador, de la U.C.R. sí pudo asumir pero su provincia fue intervenida al año, sin ningún motivo que pueda justificarse, sino en aras de tener su “Comunidad Organizada” como gustaba decir a Perón. Es que Perón nunca fue democrático. Hay que decirlo sin pelos en la lengua.
Uno de sus primeros actos de gobierno fue el juicio político a todos los miembros de la Corte Suprema de la Nación, con la acusación de que dicha Corte había “convalidado” con sendos fallos los golpes de 1930 y 1943. Dos paradojas: primero, que se haya acusado al tribunal del aval del golpe cuando él provenía precisamente de la dictadura instaurada en 1943; segundo, el único miembro no acusado (ni removido) fue Tomás D. Casares, que había sido nombrado por el régimen instaurado en 1943…
A partir de allí, comenzó, paso a paso, a instaurar su “Comunidad Organizada.” A través de testaferros, compró casi todos los diarios de la Capital y las provincias. Muchos de ellos fueron incorporados a la cadena ALEA. Quienes se rehusaron a vender fueron directamente clausurados (especialmente durante el año 1950, a través de la Comisión Visca) u obligados a publicar en condiciones lamentables: como el Estado regulaba las cuotas del papel prensa, los diarios opositores como “La Nación,” “La Prensa” (hasta 1951, en que fue expropiada y entregada a la CGT) y hasta “Clarín” se vieron obligados a imprimir en 5 hojas… Otros dejaron de aparecer por sospechas inspecciones municipales, como “La Vanguardia,” órgano del Partido Socialista.
Algo parecido ocurrió con las radios privadas, todas ellas compradas por amigos del gobierno y funcionando como órganos del partido gobernante. Obviamente que el único canal de televisión, a partir de 1951, LR3 Radio Belgrano TV Canal 7 era de propiedad del Estado, aunque es bastante curiosa la figura jurídica que éste tenía (tema para otro post). Desde 1946 y hasta después de los bombardeos del 16 de Junio de 1955, cuando Perón intentó una “política de pacificación” durante Julio y Agosto, ningún partido político opositor pudo expresarse en las radios argentinas…
Por cierto que esa política de “pacificación” terminó el 31 de agosto de 1955, cuando desde los balcones de la Casa de Gobierno, Perón pronunció la famosa frase, digna de un auténtico “apóstol de la paz y de la no-violencia”: “Aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden en contra de las autoridades constituidas o en contra de la ley y la Constitución ¡puede ser muerto por cualquier argentino! […] ¡Cuando caiga uno de los nuestros, caerán cinco de los de ellos!” A esto llamo yo, también, Terrorismo de Estado.
Pero este no es el único antecedente de terrorismo de estado. Durante se primera y segunda presidencia se encarceló y torturó a opositores (de todos los partidos) y hasta propios entusiastas de Perón luego caídos en desgracia, como el caso de Cipriano Reyes, que además permaneció desde 1948 hasta 1955 en la cárcel. Cuando decimos “cárcel” nos referimos, sobre todo, a la Penitenciaría Nacional (entonces ubicada donde hoy está la Plaza Las Heras), cuyo director era Roberto Pettinato, padre del actual conductor de “Un Mundo Perfecto” (América) También fueron torturados dirigentes sindicales que hacían huelgas “no toleradas por el gobierno” sobre todo a partir de 1948. [SIGUE]

SGC dijo...

Justo es decirlo, la tortura y el terrorismo de Estado no comenzaron en 1946 ni en 1976, sino mucho antes, con el golpe de 1930. Concretamente fue Leopoldo Lugones (h) —hijo del escritor Leopoldo Lugones—, quien como jefe de policía de la dictadura, comenzó a aplicar la “picana eléctrica” a los políticos radicales caídos en desgracia. Pero fue a partir de las primeras huelgas de “gremios díscolos” (telefónicos, ferroviarios) de fines de los años ’40 que el método se perfecciona, cuando entran en acción el comisario Lombilla y su ayudante Amoresano de la Sección Especial de Investigaciones de la Policía Federal, entonces ubicada en Urquiza 556; sus sótanos se convirtieron un profesional centro de tortura y espionaje. Lombilla y Amoresano habían trabajado para Lugones (h).
Algunos casos emblemáticos de estos torturadores de Perón fueron los del estudiante Ernesto Mario Bravo y del médico Juan Ingalinella. Ernesto Mario Bravo fue secuestrado en 1948 debido a su actividad gremial en el centro de estudiantes; los policías Lombilla y Amoresano lo sometieron a torturas que le produjeron una conmoción cerebral; en la madrugada del 15 de febrero es atendido por el médico Alberto Caride. Tiempo más tarde, con valentía, el profesional denuncia públicamente la triste experiencia en las páginas del periodismo opositor sobreviviente —toda una valentía para la época— y Bravo se “salva.” Juan Ingalinella no tuvo la misma suerte...
Ingalinella había sido un destacado dirigente de izquierda durante la década del ’30 en la Universidad del Litoral y vivía en Rosario. Se incorporó posteriormente al Partido Comunista. Como consecuencia de su activa militancia estuvo varias veces preso. En la noche del 16 de Junio de 1955 —la noche de los bombardeos en la Plaza de Mayo—, Ingalinella, que no había tenido ninguna participación en los hechos, decidió no dormir en su casa, temiendo represalias. El médico regresó a su hogar al mediodía del día siguiente, tal vez pensando que su seguridad ya no corría peligro. A las seis de la tarde un grupo de cuatro policías, irrumpió en su casa, sin ninguna orden judicial y detuvo a Ingalinella, quien no opuso resistencia. Su esposa Rosa Trumper, habituada a soportar este tipo de detenciones, preparó una frazada, algo de ropa, un termo con café con leche, y se dirigió al Departamento de Policía de Rosario, con la intención de hacerlo llegar a su marido. Allí no le fue recibido el paquete por “haber llegado tarde.” A la mañana del día 18 fue nuevamente al cuartel policial, pero se le informó que Juan Ingalinella había “salido en libertad la noche anterior.” La familia aguardó con desesperación el regreso del médico, pero éste nunca se produjo. Primero pensaron que se trataba de un caso similar al del estudiante Ernesto Bravo, pero luego tuvieron la certeza de que había sido asesinado. Otros dirigentes comunistas apresados durante el día 17 confirmaron la presencia del médico en la Jefatura, donde todos habían sido sometidos a torturas. La sesión de tormentos había sido dirigida por dos jefes de la Policía: Francisco Lozón y Félix Monzón. El abogado Guillermo Kehoe, una de las víctimas de la represión brutal, confirmó que en la Jefatura, Lozón había reconocido la muerte de Ingalinella, diciéndole: “¿De qué te quejás? Vos estás bien; en cambio al petiso lo liquidamos.” Recién el 26 de Julio de 1955 el propio Lozón admitió la muerte del médico, quien no soportó los efectos de las descargas eléctricas de la picana. Para ocultar la situación los policías habían fraguado un recibo de salida, pero en realidad, sacaron el cadáver y lo tiraron al río Paraná para encubrir la evidencia. [SIGUE]

SGC dijo...

En la “Comunidad Organizada” todo estaba bajo el control de Perón y estaba bien al tanto de las actividades de la Sección Especial…
También fue él quien arengó a las masas, desde los balcones de la Casa de Gobierno, a que procedieran a la quema de la Casa del Pueblo (del Partido Socialista), el Comité Nacional de la U.C.R., el Comité Nacional del Partido Demócrata y el Jockey Club, el 15 de Abril de 1953, como respuesta a las, también criminales, bombas que explotaron en la boca del subte A en la Plaza de Mayo, durante un acto sindical organizado por la CGT en la Plaza de Mayo en apoyo a la política del gobierno peronista para combatir la inflación y el desabastecimiento.
Al detonar la primera bomba, Perón interrumpió su discurso y dijo: “¡Compañeros! Estos, los mismos que hacen circular rumores todos los días, parece que se han sentido más rumorosos, queriéndonos colocar una bomba.” Con la segunda explosión, volvió a interrumpir su discurso para decir: “Ustedes ven que cuando yo, desde aquí, anuncié que se trataba de un plan preparado y en ejecución, no me faltaban razones para anunciarlo. Compañeros: Podrán tirar muchas bombas y hacer circular muchos rumores, pero lo que nos interesa a nosotros es que no se salgan con la suya, y de esto, compañeros, yo les aseguro que no se saldrán con la suya. Hemos de ir individualizando a cada uno de los culpables de estos actos y les hemos de ir aplicando las sanciones que les correspondan. Compañeros: Creo que, según se puede ir observando, vamos a tener que volver a la época de andar con el alambre de fardo en el bolsillo.” La multitud aclamó a Perón y empezó a repetir la palabra “leña.” Perón tomó la expresión que repetían los manifestantes y dijo: “Eso de la leña que ustedes me aconsejan ¿por qué no empiezan ustedes a darla? […] Todo esto nos está demostrando que se trata de una guerra psicológica organizada y dirigida desde el exterior, con agentes en lo interno. Hay que buscar a esos agentes, que se pueden encontrar si uno está atento, y donde se los encuentre, colgarlos en un árbol.”
Perón también cometió otro acto criminal cuando se enteró que iban a bombardear la Plaza de Mayo —otro acto criminal, por cierto— el 16 de Junio de 1955. Ese día, a media mañana atendía al embajador norteamericano. El general Lucero, ministro de Ejército, que ya tenía información sobre la sublevación y que estaban despegando aviones de la base aérea de Morón con el objetivo de bombardear la Casa de Gobierno y asesinarlo, lo instó telefónicamente a que se trasladara a la sede del Ministerio de Ejército. El presidente terminó la entrevista y pasó a reunirse con Lucero. Frente a esta noticia, Perón no dio ninguna orden de evacuar el edificio, ni las zonas aledañas. Los aviones de Morón finalmente no despegaron, porque no estaban dadas las condiciones meteorológicas. Sin embargo, a las 12.40, despejadas en parte dichas condiciones, tres aviones se abatieron sobre la Plaza de Mayo y dejaron caer media docena de bombas. Una hizo impacto en la Casa de Gobierno, otra sobre un trolebús que pasaba por Paseo Colón, una tercera frente al Ministerio de Hacienda. Eran los aviones de la base de Punta Indio —también sublevada—, que no había recibido la orden de suspender el ataque y aprovechaban cierto mejoramiento de la visibilidad para actuar según lo acordado. [SIGUE]

SGC dijo...

Ya dese el exilio, lo que ya todos conocemos: el fomento de actividades conspirativas y de oposición intransigente, a través de sus delegados y de los gremios, que desestabilizaron dos gobiernos constitucionales entre 1958 y 1966: el de Frondizi (aunque éste tiene gran culpa por acordar con él en 1958) y, especialmente, el de Illia, quien en 1964 había levantado la mayoría de las prohibiciones que caían sobre el partido, salvo el retorno de Perón. Poco le imporaba a éste; su consigna era: “si no puedo gobernar yo, no puede gobernar nadie.” Apoyó sin disimulos el golpe de 1966 —los muchachos de la CGT, con Vandor a la cabeza, fueron a la asunción de Onganía— y luego, la formación y aliento de actividades de grupos subversivos como “Montoneros,” con la promesa de construir una “patria socialista.” En realidad, los utilizó para instalar en Argentina un clima de “caos” (en el tambaleante régimen de la “Revolución Argentina” a partir de 1969) y “ofrecerse” como única garantía de “paz y tranquilidad” y así poder retornar al país y ser nuevamente presidente, por “aclamación.” Una vez conseguido su propósito de retornar al país y ser elegido presidente por tercera vez junto a la incapaz de su esposa como vicepresidente, comenzó con la tarea de sacarse de encima a esos grupos subversivos (a los “Montoneros” se les habían sumado las “FARP” y el “ERP”, que no eran de extracción peronista, pero que veían a Perón como la encarnación de sus sueños). El instrumento fue la tristemente famosa Tripe A comandada por el entonces Ministro de Bienestar —que joda orwelliana— y cabo de la Policía Federal (luego ascendido a Comisario), José López Rega…
Muchos dicen, sin ningún rigor histórico, que la Triple A comenzó sus actividades una vez fallecido por Perón. Ello no es cierto. La Triple A comenzó con el gobierno interino de Raúl Lastiri, yerno de López Rega y a la sazón presidente de la Cámara de Diputados cuando, luego de la “Matanza de Ezeiza” en un golpe palaciego, Perón hace exige las renuncias del presidente Cámpora y del vicepresidente Solano Lima y embarca “en viaje diplomático a Europa” al filo-montonero presidente provisional del Senado Alejandro Díaz Bialet, el 13 de Julio de 1973.
Por cierto que la “Matanza de Ezeiza” fue el primer enfrentamiento a “gran escala” entre la derecha e izquierda peronista, con un saldo de muertos aún no clarificado a 36 años de ocurrido…
Para quienes estén interesados pueden consultar el cuidadoso estudio “Historia del Peronismo – La Violencia (1956–1983)” de Hugo Gambini (Ed. Vergara, 2008). En las pp. 322–323 se listan los civiles, peronistas de izquierda y militantes de ERP, asesinados durante el interinato Lastiri (y con Perón ya electo como presidente) y durante la breve tercera presidencia de Perón, verdadero “apóstol de la paz y la no-violencia”
Con todo esto no estoy queriendo justificar ni los criminales bombardeos de Plaza de Mayo de 1955, ni las políticas de la fallida “Revolución Libertadora,” ni los fusilamientos de José León Suárez de 1956, ni las persecuciones y proscripción del peronismo, ni mucho menos el golpe del 24 de Marzo de 1976. Simplemente no podía dejar de recordar algunas de las cosas que, en el terreno de la violencia, Perón y el peronismo aportaron desde su entrada en la escena nacional en 1943.
¡Saludos!

Leandro dijo...

SGC: ¡clap, clap, clap, clap!

SGC dijo...

el canal de rosario: a propósito del 35° aniversario de la muerte de Juan D. Perón y de tu recuerdo “mostrando en un plano en picado, el féretro del presidente Perón.” en la televisión, me vino a la memoria una foto que sabía que tenía en una vieja revista “Gente” de 1976 dedicada los “1.035 Dramáticos Días” transcurridos entre el 25 de Mayo de 1973 y el 24 de Marzo de 1976. Así que me tomé el trabajo de escanearla y subirla a Flickr®…
http://www.flickr.com/photos/40072719@N04/3684650412/
¿Es más o menos el recuerdo que tenías?
Otro tema que surge de este interesante post de “Resiste” y que, de alguna forma, venimos repitiendo desde hace un tiempo: la falta de material de archivo en la televisión argentina. No existen imágenes de televisión de los funerales oficiales, por ejemplo. Lo único que he visto es el famoso fragmento de la película “La República Perdida” (Miguel Pérez, 1983) en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación, el 4 de Julio de 1974, donde Ricardo Balbín —encarcelado por Perón durante todo el año 1950— pronuncia su famosa frase: “Este viejo adversario despide a un amigo.” Por cierto que en ese mismo discurso Balbín no dejó de señalar que justamente 41 años antes, en Julio de 1933, con motivo del fallecimiento de Hipólito Yrigoyen, el gobierno del presidente Agustín P. Justo se negó a decretar duelo nacional y ofrecer funerales de Estado…
En materia de archivo de televisión, el contraste con otros países es gigante. Por ejemplo: España y la muerte del dictador Francisco Fanco, quien precisamente albergó a Perón entre 1960 y 1973 en carácter de exilado y que falleció el 20 de Noviembre de 1975 (es decir digamos una muerte “contemporánea” a la de Perón). El material de TVE que se conserva es impresionante. Basta con entrar a YouTube y poner “Funerales de Franco” para poder varios videos sobre el mismo, todos ellos con el anuncio oficial del fallecimiento, a cargo del Presidente del Consejo de Ministros, Carlos Arias Navarro, y los funerales, transmitidos a todo color…
http://www.youtube.com/watch?v=NPv1ejcky3U&feature=related
y
http://www.youtube.com/watch?v=Y2sEjo05p0E&feature=related

Por cierto que, a quienes gusten de la Historia —y de la Historia de España en particular— el usuario “GuerraCivilTV” tiene muchísimo material audiovisual… Muy interesante es la “Transición española 1975–1977” dividida en varias partes…

eduardo dijo...

Que Pinocho sea el primer director de Canal 9 tras su estatización en 1974, vaye y pase. Pero Rousselot (el ex ex ex ex ex intendente de Morón, cuando su ejido incluía a los actuales partidos de Ituzaingó y Hurlingham) en el viejo 7, ¡impresentable!
En 1973 todos éramos felices por la vuelta del General (luche y vuelve, el Hospital de Niños en el Sheraton de Retiro...), pero la tristeza profunda caló hondo entre todos en el 74, tras el deceso de Pocho.
Una meretriz como Isabelita llegó a ser presidenta, y encima ella fue la única máxima autoridad de la Argentina con acento castizo.
Si el General viviera, tendría 114 años. Y si Evita viviera, tendría 90 años.
Una curiosidad: la última participación de la Selección en el Mundial 74 no se pudo ver ni escuchar pues a esa hora todas las radios y canales estaban con los funerales de Perón. "Este viejo adversario despide a un amigo", dijo Balbín, que se iría de gira siete años después.
Muy bueno el material!!!

Santiago dijo...

Hace poco vi un reportaje a Mirta Legrand y contaba como habia sido ese almuerzo que hizo que le levantaran el programa. Conto que despues tuvo una reunion con Isabelita y con Lopez Rega, pero que todo quedo en nada. Volvio a la TV despues del Golpe, en el 76.
Muy escalofriante este video, toda una pelicula de terror.
Saludos!

Resiste Un Archivo dijo...

hernan: no sólo atrás... adelante, a la derecha, a la izquierda... por todos lados.

conrado: y seguro que lo pusieron con "letra de molde" (¿?)

alma: de todos modos, lo que siempre estará por encima de todo, serán los intereses económimos.

Resiste Un Archivo dijo...

el canal de rosario: gracias por el recuerdo.

radiotelefonía: el manejo de los canales en manos del estado fue bastante desastroso. no por nada fue lo primero que se privatizó en los 90.

leandro: la frase del 'Apostol...' suena muy rara, pero hay que reconocer que lo peor de lo peor fue lo que vino a continuación.

Resiste Un Archivo dijo...

dm-mafioso: creo que las críticas menos sutiles vinieron en los ochenta, cuando ya había un poco menos de control sobre lo que se decía y lo que no. igual, no le quita mérito a su valentía.

gus: tiempos violentos...

fripp25: supongo q en el Archivo de la Nación debe estar completo.

Resiste Un Archivo dijo...

sgc: impecable tu resumen. gracias por las fotos que subiste a Flickr, súper valiosas.
coincido a pleno con tus comentarios respecto a la diferencia en el manejo de los archivos de TVE con respecto a la TV argentina. es muy triste la cantidad de material que se perdió y que nunca más podremos ver. es increíble que si buscamos algo del 85 ya sera prehistórico en términos de archivo.
gracias x los todos los aportes!

eduardo: es la única vez que se debe haber suspendido algo vinculado con el fútbol en nuestro país. luego, en plena guerra de Malvinas, el fútbol era inamovible.

santiago: si, escuché esa anécdota. es de las que la Señora repite y repite, por eso de que "el público se renueva"...

SGC dijo...

Con respecto al levantamiento del programa de Tato, “Dele Crédito a Tato” en Canal 13, encontré una entrevista que la revista “Redacción” le hizo en Septiembre de 1974 a su libretista de aquella temporada, Aldo Cammarota, para que expresara sus ideas acerca de la televisión argentina y sus eternos problemas de censura. Allí cuenta que también le levantaron ese mismo año otro de sus programas, “Telecómicos” (Teleonce) también por cuestiones políticas.
http://www.magicasruinas.com.ar/revistero/esto/revdesto165.htm
A continuación les transcribo algunas partes, que también me sorprendieron por su vigencia…
“A fines de Marzo [de 1974] me llamaron de Canal 13 para encargarme de los libretos de “Dele Crédito a Tato.” Les dije que consideraba que un programa de humor político, tal como lo hacía Tato Bores, era un hecho inédito con un gobierno peronista y difícilmente íbamos a poder hacerlo. Me contestaron que no era para tanto y que la única regla de juego a la que debía atenerme era no hacer chistes referidos a Perón y a la señora. Con esa base comenzamos. Pero las “reglas de juego” se fueron haciendo muy elásticas. Tampoco podíamos referirnos a López Rega [Ministro de Bienestar Social], a Gelbard [Ministro de Economía], a la CGT, ni a los Montoneros, ni a los aumentos de precios, ni al desabastecimiento. Tampoco podíamos mencionar frases clásicas de Perón. Los libretos eran supervisados y sometidos a cortes por el canal antes de la emisión de cada programa. El video-tape era muchas veces censurado con cortes evidentes, una vez grabado. No obstante estas limitaciones el programa continuaba, aunque frenado en su eficacia. En Julio [de 1974] el programa no se emitió porque el canal consideró conveniente no producirlo ni televisarlo.” Frente a la pregunta de si se debía a cuestiones de duelo nacional, responde: “Supongo que sí. Luego se nos comunicó que volvería a estar en el aire para el primer domingo de Agosto, con las mismas reglas de juego. Preparé el libreto. Tato lo estudió y el día que íbamos a grabar se nos informó que la grabación había sido levantada y que se iba a conversar con nosotros sobre el programa. A la semana siguiente se nos propuso negociar la anulación del contrato porque el programa no saldría más.” Después de reunirse él y Tato Bores con el entonces interventor de Canal 13, Omar Gómez Sánchez, el 20 de Agosto de 1974, Cammarota relata: “El programa de Tato Bores definitivamente no sale más al aire. Hablamos sobre la negociación de los contratos.” [SIGUE]

SGC dijo...

Cuando le pregunta si los levantamientos se deben a la “falta de humor” o “razones de más peso” añade: “La falta de humor es evidente. Pero además yo creo que se está perdiendo la libertad de expresión. A mí me comprenden en mucho las generales de la ley. Mi posición política hace que esto no sea ninguna sorpresa para mí [En 1965 Aldo Cammarota fue candidato a diputado por el Partido Cívico Independiente de Álvaro Alsogaray y a principios de los ’70 adhirió a Nueva Fuerza, otra creación de Alsogaray, de la que se alejó desilusionado, calificándola de “elitista”]. Yo presumía que esto iba a pasar. Yo tengo la conciencia totalmente tranquila, a tal punto que cuando hacíamos las sátiras [de políticos] en “Telecómicos” he recibido felicitaciones de muchos políticos. No de la agrupación a la que yo pertenecía. Pero… de Rucci [Secretario General de la CGT asesinado en 1973], que un día vino y se fotografió con su doble; de Alende [Oscar], de Frondizi, de Sueldo [compañero de fórmula de Alende en las elecciones de 1973]. Recibimos felicitaciones aún de sectores del peronismo, como Cafiero, y de gente que nos felicitaba por la forma en que tratábamos el humor: con absoluta buena fe.” Increíble. Después hablamos de los políticos en “Gran Cuñado” de “ShowMatch.” ¡Ya hacían cosas así a principios de los ’70!
Hay pasajes de escalofriante vigencia, como la “falta de monedas”: “Sabe qué ocurre, que no se pueden hacer chistes a favor. En un chiste, uno se ríe con lo que no funciona. No se puede hacer un chiste con lo que anda bien. Si el Gobierno inaugura un hospital de niños nuevo y moderno, es una gran medida, pero no es graciosa. En cambio si faltan las monedas, es un problema serio.”
Cammarota habla de “falencias” de la televisión argentina, tanto de la privada como de la estatal: “En un momento era una carrera por el histerismo y el sensacionalismo. En mi archivo debo guardar todavía una foto de la viuda de Sallustro [Oberdan Sallustro, director general de FIAT Argentina, secuestrado el 21 de Marzo de 1972 por la organización guerrillera Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y asesinado el 10 de Abril de 1972 a causa de un intenso tiroteo acaecido entre miembros del ERP y fuerzas del orden] rodeada de micrófonos de todos los canales. Y la viuda de Sallustro llorando y los canales preguntando: “¿Y... qué tal? ¿Cómo se siente?... Un momentito, siga llorando, que vamos a una tanda y enseguidita volvemos…” Era terrible. Y allí estaba también Canal 7, que era del Estado. Pero de eso hemos pasado al otro extremo. Canal 13 no anunció el asesinato del padre Mujica [Carlos Mujica, sacerdote vinculado al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, asesinado por la Triple A el 11 de Mayo de 1974]. Canal 13 no anunció cuando el ERP tomó lo de Villa María. Y al otro día, dieron primero las noticias de fútbol y después la situación en Córdoba y Catamarca. Una cosa es el sensacionalismo y otra cosa es ocultar las noticias frente a una máscara de optimismo y aparentar que aquí no pasa nada. Si tenemos una infección no hay que taparla. Hay que decir la verdad.” ¿No les suena conocida la historia? Hasta habla de “infección” que no hay que tapar… ¿Ya había gripe N1H1 a principios de los ’70?
Después de eso Aldo Cammarota se exilió en Estados Unidos, donde continuó trabajando hasta su fallecimiento el 1 de Marzo de 2002.
El programa “Telecómicos” se inició el 1 de Noviembre de 1960 en Canal 9. En 1965 pasó a Canal 13 y finalmente recaló en Teleonce en 1972. El último programa se emitió el 12 de Agosto de 1974.

SGC dijo...

En el minuto 0.18 verlo a López Rega llevarse la mano a los ojos… ¡Tenía emociones! Mirá vos… ¿O será que le dolía un poquito la cabeza por la voz chillona de la Chabela? ¡Qué buen actor! Lástima que se fue del país en 1975. Hubiese hecho una buena carrera en los medios...

Anónimo dijo...

Imagino que es una confusión, pero por lo que se entiende Mareco fue nombrada por Isabel y eso no es cierto. A Marceo lo nombró Perón en el 74 y renunció tres meses después. Estaría bueno que arreglaran el texto, al menos por respeto a su memoria.
Gracias y muy bueno el trabajo que hacen.

Christian Sánchez