lunes, 17 de octubre de 2011

Sesenta



El 17 de octubre de 1951 era un día miércoles y feriado, por cumplirse el sexto aniversario del Día de la Lealtad. Aquella tarde, el entonces Presidente y su esposa se iban a convertir en los primeros rostos en aparecer en la televisión argentina, a través de LR3 Radio Belgrano Televisión Canal 7. Fueron los rostros, pero sin movimiento, porque lo que se transmitió fue una foto fija de ambos, con el audio de los discursos.


Samuel Yankelevich y Enrique Susini, haciendo las pruebas de cámaras aquel 17 de octubre de 1951.


Los equipos dentro de la Casa Rosada, listos para la transmisión inaugural.

Muy poca gente fue testigo de esta transmisión: se calculaba que en la ciudad de Buenos Aires apeñas contaba con 30 aparatos de televisión, la mayoría en comercios y bares, donde la gente se agolpó para descubrir este sorprendente invento. Si calculamos unos 30 curiosos por vidriera y 30 aparatos encendidos, la audiencia estimada no alcanzó las 1000 personas, algo así como 0.01 puntos de rating de hoy en día.
El diario El Mundo reflejaba con estas palabras el acontecimiento:

«Vidrieras de Florida, avenida Sáenz Peña, Balcarce y otros lugares próximos, agruparon racimos humanos que, manifestadamente sorprendidos por la perfección del invento recién incorporado a nuestra metrópoli, pudieron seguir todos los principales detalles del magno acto.»

Luego de esta suerte de "acto inaugural", los días que se sucedieron no contaron con una programación definida, sino que se trató más de ejercicios de ajuste. Recién el 3 de noviembre arrancaron las transmisiones de cinco horas, de 16 a 19 y luego de 21 a 23.
Hoy, al cumplir sus primeros 60 años, y con un promedio de 100 canales transmitiendo las 24 horas (2400 horas diarias de programación frente a aquellas tímidas cinco de noviembre de 1951) alcanzan para tomar dimensión del crecimiento de este medio de comunicación. En el momento de su aparición muchos auguraron la muerte de la radio y el cine. Hoy es la televisión la que enfrenta nuevas competencias, como Internet. Pero a pesar de lo vertiginoso de los cambios tecnológicos, esta sexagenaria televisión argentina parece tener todavía muchos años por delante. 

8 comentarios:

Leandro dijo...

Ese dia era feriado por recordarse un hecho que no era importante para todos los argentinos sino para un partido. Asi empezamos y asi seguimos.
No es casual que gobiernos tiranicos, dictatoriales o autoritarios sean los que mayor impulso le dieron a la television: Peron la incorporo. Los militares incorporaron el color. Lo Kirchner incorporaron la tv digital.

Anónimo dijo...

propongo lo siguiente para 2013

4000 horas de proramacion para el 13

17 para canal 7

3999 para telefe

2176 para canal 9

1984 en america
esa programacion tiene que ser para jovenes y adolescentes y nada mas
ojala pongan nuevos logos para ese año

Leandro dijo...

¿Y cual seria el fundamento, estimado anonimo?

Ninja-Kun dijo...

Que está loco, me parece que ese es el fundamento XD

+*Salmacis*+ dijo...

Mas alla de los tintes politicos del canal, creo q el mejor comentario seria "q historia tuvimos y tenemos con la tv eh!"
ahora esta muy castigada en cuanto a contenidos pero tiene cosas buenas, no todo es malo! hay buenos productos dando vueltas, pocos pero los hay!
creo q vamos a salir de tanto traste y pendeja en bolainas! xD

Es una caja boba, pero definitivamente una caja llena de sorpressas y lindos recuerdos relacionadas con mi infancia :)

Mochuelo dijo...

Resiste. Te felicito por este magnífico post: emotivo, riguroso y con un estilo de redacción perfecto. Como las notas que ponían las maestras al final de un examen: "Sigue así".

Un abrazo de un fiel lector.

Elvis (itante) dijo...

Haciendo un ejercicio de reflexión filosófica, me pregunto... ¿Cual es el verdadero motivo que nos lleva a "nostalgiar" tanto con la vieja televisión...? Es porque la TV de esa época era realmente mejor que la de ahora (de eso no caben dudas) o porque sencillamente la TV de esa época funciona de nexo y nos hace aflorar viejos recuerdos vividos, que de otra manera permanecerían dormidos en nuestro interior...?

Pablo Ros dijo...

Excelente post,recomiendo el libro La magia de la TV argentina,Jorge Nielsen