jueves, 11 de junio de 2009

Con valor sus vínculos rompió

En junio del 1987 -y acompañada de la infaltable polémica por parte de poderosos sectores católicos- el Congreso de la Nación sancionó finalmente la Ley de Divorcio en nuestro país. Hoy puede sonar como algo prehistórico, pero hasta hace 22 años atrás, no existía la posibilidad de disolver un matrimonio de manera legal: la gente de hecho se separaba, pero no podía volver a casarse ni resolver la división de bienes.
Este cambio radical (en ambos sentidos) de las reglas de juego de la sociedad, tuvo su programa de TV correspondiente, que llevó como título Vínculos. Se trataba del formato "unitario con continuidad": tenía su elenco fijo, pero en cada episodio se trataba un tema en particular con actores invitados. Este programa, que iba los jueves a las 22 por Canal 13 durante 1988 y 1989, tuvo tres temporadas (Vínculos I, II y III) y alcanzó niveles de audiencia bastante significativos.



Por su parte, fue la despedida de la pantalla de la actriz Irma Roy -que al año siguiente inició su carrera política en el Congreso- y que por primera vez trabajó junto a su hija en la vida real, Carolina Papaleo, en su debut televisivo.
Este tipo de ciclos "comprometidos con la realidad y la actualidad", continuaron en ese clásico espacio de los jueves con ¡Hola, crisis! (en plena hiperinflación) y Estado civil.


Crítica del ciclo Hola Crisis, que reemplazó a Vínculos III en 1989.

13 comentarios:

Alma ♫ dijo...

Exelente video! yo la verdad no tenía ni idea sobre este particular programa...
Yo me tuve que dicorciar muy jovencita (a los 22 años, en el 2003) y no se qué se hubiera hecho en ese caso si este "artilugio jurídico" no hubiera existido.

En fin, agradezco a la vida la posibilidad de haber podido retomkar mis estudios, mis trabajos y mis amigos, así que para la Iglesia yo me pregunto si eso no se considera un mejor panorama de vida que seguir casada hasta que me muera...

saludos, cariños, besos y abracetes!

Leandro dijo...

En la Revista Humor habia una historieta denominada "Desvinculos" (tal vez originada al mismo tiempo que el unitario, una vez aprobada la ley) que tambien trataba el tema del divorcio.
Alma: no existia el divorcio pero existia la separacion. Supongo que al separarse legalmente, cada conyuge podia rehacer su vida en forma independiente y ademas empezar a generar su propio patrimonio.
Pero no se podia volver a contraer matrimonio con lo cual habia un gran numero de concubinatos e hijos denominados "naturales" (o la mas dura denominacion de "ilegitimos").
Aquellos que querian darle algo de legalidad a su nueva union elegian casarse "via Uruguay" (un matrimonio sin validez en Argentina, porque en Argentina solo son validos los matrimonios celebrados en otros paises bajo las mismas leyes que aca). Por ejemplo, Amalita Lacroze y Alfredo Fortabat se casaron via Uruguay porque ella era divorciada (y el creo que tambien). ¡Divorciada en la decada del 40 y perteneciendo a la alta sociedad!
Miren cuando dentro de unos años haya un post que hable sobre la aprobacion del matrimonio gay...
Por cierto ¿No seria bueno desligarse totalmente del origen religioso de la palabra matrimonio y que la ley denomine a la union de otra manera? Union civil, union conyugal o algo asi. De esa manera se reservaria la palabra matrimonio para la ceremonia religiosa. Aunque la decision de Roca de crear el registro civil y sacarle a la Iglesia esa "funcion" haya generado años sin relacion con el vaticano y el retiro del nuncio apostolico. ¿Que pasaria hoy si se aprobara el matrimonio gay? ¿Sufriria el presidente o presidenta los ataques que recibio Alfonsin por la ley de divorcio?

Hernan dijo...

Me acuerdo de este programa Vinculos! Tuvo muy buena recepcion y en mi casa lo veian. Era de cuando Canal 13 era un canal serio y poco popular, con una TV de contenidos mucho mas educativos.
En cuanto al divorcio, excelente la ley, ya que no se podia continuar asi por "quedar bien con la iglesia", que no esta libre de pecado... sino ver lo del cura Grassi y otros tantos mas.
La religion se deberia quedar al margen. Alfonsin tuvo vision de pasado, presente y futuro con esta ley. Al igual que con la ley de patria potestad y otras tantas mas.
La verdad que casarse hoy dia, para mi entender, es realmente muy retrogrado. "Los declaro marido y mujer", o sea que la mujer antes no era mujer...¿¿??
En fin, es un tema largo para debatir, no?

Santiago dijo...

Este video me trajo muchisimos recuerdos. Por un lado me llama mucho la atencion esa forma de editar imagenes que tenian los programas de esa epoca: mucho corte, como 30 planos por minuto. Hoy resulta raro a la vista.
Por otro, ¡como cambio la calidad de produccion, en cuanto a tecnica! Las escenografias eran bastante pedorras, pero lo mas terrible de todo era la iluminacion: no existian los matices, todo era un gran foco iluminado. Jamas una ventana por la que entre luz exterior.
Hay que reconocer que ese cambio lo provoco Pol-Ka, que introdujo un standard de calidad totalmente distinto al que estabamos acostumbrados.
Respecto a Vinculos en si, era ese tipo de programas "de adultos" que no me llamaban la atencion, pero recuerdo que en mi casa se veia. Impresiona lo joven que esta Carolina Papaleo.
Saludos!

SGC dijo...

¡Muy interesante el post, como siempre! Se me escapó un lagrimón al ver el famoso “Canal 13 Presenta” de los años ochenta… Era el sello inconfundible del canal, lo mismo que “Fue una producción de Proartel” con la silueta de la cámaras RCA en los títulos finales de los programas… Ese logo “ochentoso” es el que reemplazó al que el canal comenzó a utilizar a fines de los años ’60 y que está puesto como imagen en mi perfil… Al principio más delgadito y ancho, y luego más gordito y angosto, duró hasta que en 1992 lo reemplazaron el 13 de las “vainillas” (que, por cierto, no era de mi agrado) y luego el famoso solcito (poco cálido para mi gusto) en 1994.
Este programa pertenece a “Vínculos” de 1987, y es, efectivamente, lo último que hizo Irma Roy antes de ser electa diputada en las elecciones de Septiembre de ese año y asumiera su banca el 10 de Diciembre. Cosas de otras épocas, una actriz totalmente identificada con el Partido Justicialista, trabajando libremente en un canal administrado entonces por el Estado y con interventor nombrado por un presidente de la UCR.
Tengo que decir que nunca vi “Vículos” “Vículos II” y “Vínculos III,” pero tengo bien presente su existencia y de sus promociones… En este capítulo en particular me llama la atención la actuación de Julio de Grazia, quien se suicidaría apenas dos años después. Qué pena… El autor es “Mario Millán,” seudónimo que por entonces utilizaba Rodolfo Ledo y que luego de “Vínculos III” escribiera en 1989 “Los Tuyos y los Míos,” también por el 13, con García Satur y Silvia Montanari. Luego pasó al 9 con una segunda temporada del programa y también escribió “Socorro Quinto Año” (1990) y más tarde “Sin Condena” (1994.)
También me acuerdo mucho los escenógrafos de los ’80 y principios de los ’90: Caldentey, Seijas, Marina, Teté Mendoza… La mayoría trabajaban en Canal 13. El productor ejecutivo, Jorge Palaz fue el que puso al aire, también en Canal 13, “Pelito” (1984–1985) y “Clave de Sol” (1987–1991). Y por último, la dirección de Carlos Berterreix… Y recuerdo otros directores que trabajaban el 13: Luis A. Weintraub, Jorge Stanczack, Rubén Tobela, Willy Mealla, Oscar Maresca, Edgardo Borda, Eduardo Mazzitelli…Tanto los escenógrafos como los directores, ocupaban un lugar destacado en los títulos; ahora creo que pasan más desapercibidos...
Con respecto al tema del divorcio, la oposición de la Iglesia Católica fue muy fuerte en su momento, efectivamente. Alfonsín fue incluso cuestionado por las autoridades eclesiásticas, las cuales que amenazaron con “pasear por las calles” a la Virgen de Luján si era necesario para frenar la aprobación de la ley La ley 23.515 de Divorcio Vincular fue sancionada con los votos de la UCR y el PJ —en este último caso, vital en el Senado, donde tenían mayoría. Y venía a completar otra ley importante sancionada en 1985: la ley 23.264 de Filiación y Patria Potestad, la cual extendió a las madres las atribuciones sobre sus hijos.
Siempre pensé —y entonces tenía 13 años— que una congregación religiosa no podía imponer su voluntad hacia gente que no la profesara. Los verdaderos católicos, si realmente querían seguir los preceptos de su Iglesia, simplemente no se tenían que divorciar y listo, y dejar que al resto —como yo, que no estoy bautizado— nos posibilitasen hacerlo.
¿Saben cuál fue la primera persona en el país que pudo casarse en segundas nupcias apenas un mes después de sancionada y promulgada la ley 23.515 en 1987? El periodista Enrique Larousse —que en ese entonces trabajaba en “Desayuno” en Canal 13. A continuación un link donde el protagonista recuerda la anécdota: http://www.servicios.clarin.com/notas/jsp/clarin/v8/notas/imprimir.jsp?pagid=1431057

SGC dijo...

Leandro: en 1954, durante el conflicto entre la Iglesia Católica y el gobierno de Perón, el Congreso sancionó, a modo de represalia, la ley 14.394, que autorizó el divorcio por primera vez en el país. Pero muy pocos pudieron beneficiarse de esta legislación dado que fue derogada tras el golpe militar de 1955 (también dejaron sin efecto la declaración de necesidad de reforma de la Constitución que pretendía separar la Iglesia del Estado.)
Una de las pocas personas que “aprovecharon” esa ley, antes de su derogación en 1955, fue Alfredo Fortabat. Fue entonces que pudo divorciarse y casarse con Amalia Lacroze. Pero para el común de los “mortales,” entre 1955 y 1987 la opción era casarse “vía México, Paraguay o Uruguay,” pero esos matrimonios no tenían validez en la Argentina, como bien vos decís. Incluso el grupo “Suéter” se hizo popular en los ’80 con aquella canción que decía “…casémonos vía México, Paraguay…” Igualmente, el último país latinoamericano en sancionar una ley de divorcio no fuimos nosotros, sino Chile, en el año 2004.
Con respecto a lo de la “unión civil” concuerdo plenamente con vos. Así es ahora como funciona en España, donde existe la posibilidad de que dos personas del mismo sexo o heterosexuales se unan a través de un contrato civil, con plenos derechos de sociedad conyugal, adopción, etc. Como ciudadano español que también soy, me siento orgulloso de España por ello.
La unión civil plena (reforma del Código Civil mediante) para autorizar “casamientos” homosexuales traería seguramente escándalos aún mayores en nuestra tan progresista Iglesia Católica… Lo que me extraña de este gobierno, autocalificado de “progresista,” es que no haya avanzado en la materia, a pesar de varios proyectos en tal sentido impulsados por varios senadores y diputados de varios partidos… incluso oficialistas.

SGC dijo...

Santiago: es verdad, todo era más precario. Pero en esa época se ponía más énfasis en las actuaciones, en los temas tratados y en los guiones —siendo “Situación Límite” (ATC, 1984, dirección de Alejandro Doria)— el caso más emblemático.
No sé si fue realmente Pol-ka el que impuso “realismo” a las escenografías y a la iluminación: recuerdo que, por citar dos ejemplos, las mini-series “Dónde Estás Amor de Mi Vida Que No Te Puedo Encontrar (Canal 13, 1992, dirección de Juan José Jusid) y “Nueve Lunas” (Canal 13, 1994–1995, producción de Aries y dirección de Héctor Olivera) tenían ese “realismo” y no eran producciones Pol-ka. En cuanto a Pol-ka, salvo algunos de sus productos (especialmente las series semanales), el resto deja mucho que desear precisamente en actuaciones, temas tratados y guiones…

Leandro dijo...

SGC: Es cierto lo de Irma Roy. Una peronista trabajando en un canal del estado durante un gobierno radical...
Parecen los "periodistas" de 6 7 8 de Canal 7. Veo ese programa solo cuando hago zapping y hace unos dias criticaban al grupo clarin por invitar a De Narvaez y ningunear a Stolbizer. Puede que sea cierto, pero es un medio privado. Mas grave es que alguien este viendo un programa cultural en canal 7 y un "flash informativo" corte ese programa para emitir "la noticia" de un discurso de la presidenta o su marido (¿O era el presidente y su esposa? ¿O el presidente y la presidenta?)

Gus dijo...

Un gran programa Vínculos. Completando la información de SGC, Mario Millán fue en el '88 el que escribió "De Carne Somos" la comedia que hizo más popular a Guillermo Francella
abrazo

radiotelefonia dijo...

Permítanme abrir un paréntesis porque me acabo de acordar de un "chiste", hay que decirlo así, que Bernardo Neustadt dijo poco antes de la paliza y el engrudo telefónico.

Una eficiente central telefónica está operada por un hombre y un perro...

El perro está para que el hombre no toque las máquinas...

¿¿¿Y para qué está el hombre???

¡¡¡Para darle de comer al perro!!!


En fin..

Saludos desde Massachusetts

SGC dijo...

Leandro: concuerdo con tu apreciación… No veo los noticieros —de ningún canal, salvo el otro día, “Telenoche” para chusmear la nueva escenografía, la cual, por cierto, me pareció digamos “muy fría”— pero me pregunto si en los noticieros el canal del Estado invitan a Stolbizer, De Narváez, Michetti, Ricardo Alfonsín, Pino Solanas, etc. ¿Alguien sabe si eso ocurre? A eso yo me refería con lo de que en un medio público tiene que haber objetividad o por lo menos espacio para cada una de las fuerzas políticas. Si el medio es privado, cada dueño puede invitar a quien quiera. Lo importante es que exista por lo menos un medio plural y objetivo. Pero eso no se da —y no es solo privativo de esta administración.

Un ejemplo de lo que NO debe ser un canal del Estado: cuento con el ejemplar del diario “La Nación” del día de mi nacimiento, el 16 de Marzo de 1974, y en la programación de ese día, de 12:00 a 12:30 y en Canal 7 estaba el programa: “Informativo de la Secretaría de Prensa y Adoctrinamiento del Consejo Superior Peronista.” Me pregunto si había un programa así por cada partido… No lo creo. Además, qué fuerte eso de “Adoctrinamiento.”

Y, Leandro, no son la presidenta y su marido, sino los “co-presidentes.”

Gus: es verdad, me había olvidado de “Al Fin y al Cabo… De Carne Somos.” Debe ser porque nunca me gustó mucho el humor de Francella…

¡Saludos!

SGC dijo...

Leandro: Antes de la ley de Divorcio Vincular, en la revista “Hum®” estaba la tira “67 Bis” (escrita por Meiji) que aludía a historias de padres separados, narrados desde la perspectiva de los hijos (que siempre estaban en el medio.) El nombre provenía del artículo 67 Bis de la ley 2.393 de Matrimonio Civil, ley sancionada el 2 de Noviembre de 1888. El art. 67 Bis fue incorporado por la ley 17.711 (el 1° de julio de 1968) —gobierno de Onganía— y establecía:

“Transcurridos dos años del matrimonio, los cónyuges, en presentación conjunta, podrán manifestar al juez competente que existen causas graves que hacen moralmente imposible la vida en común y pedir su separación personal. El juez llamará a una audiencia para oír a las partes y procurará conciliarias. Las manifestaciones vertidas en ella por las partes tendrán carácter reservado y no constarán en el acta. Si los cónyuges no comparecieran personalmente, el pedido no tendrá efecto alguno.

Fracasada la conciliación se convocará otra audiencia dentro de un plazo no menor de dos meses ni mayor de tres. Si también ésta resultara estéril, porque no se logra el avenimiento, el juez decretará su separación personal cuando, según su ciencia y conciencia, los motivos aducidos por las partes sean suficientemente graves. La sentencia se limitará a expresar que dichos motivos hacen moralmente imposible la vida en común, evitando indicar cuáles son los hechos aducidos. Esta decisión tendrá los mismos efectos del divorcio por culpa de ambos, pero sea en el escrito inicial o en las audiencias posteriores, los cónyuges podrán dejar a salvo el derecho de uno de ellos a recibir alimentos.

Si no hubiere acuerdo sobre la liquidación de la sociedad conyugal, ésta tramitará por vía sumaria.

La decisión judicial determinará, a instancia de las partes, cuál de los cónyuges quedará al cuidado de los hijos, para lo cual tendrá en cuenta lo que aquéllos acuerden, si el interés superior de los menores no aconsejare otra solución. En cualquier caso, podrá modificarse ulteriormente lo resuelto, según lo aconsejen las circunstancias.”

A partir de Junio de 1987 la tira comenzó a llamarse “Desvínculos.” Meiji publicó todas las tiras en el libro “Del 67 Bis a Desvínculos” (Ed. De La Flor, 2005)

Anónimo dijo...

Chicos puedo usar tods sus comentarios para dar clase de divorcio en la facultad, la verdad los felicito